Aceptar haitianos como refugiados haría desaparecer la República Dominicana

0
54

Teófilo Abreu

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), a través del Alto Comisionados de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), ha pedido nuevamente al Gobierno Dominicano recibir y aceptar en calidad de refugiados y no deportar a los haitianos que huyen de su país, ante la profundización de la crisis que abate esa nación. 

Se trata de la “enésima vez”, según el calificativo de un diario de circulación nacional, que el organismo dependiente de las Naciones Unidas hace una petición de esa naturaleza, no obstante la actitud firme conque las autoridades dominicanas han rechazado y descartado tal posibilidad.

Se recuerda que en 1994, en entonces presidente de la República, doctor Joaquín Balaguer rechazó la propuesta de permitir la instalación de campamentos para recibir en calidad de refugiados a grupos de haitianos que habían penetrado a territorio estadounidense y a otras naciones, luego de llegar en embarcaciones, huyendo de la crisis en su país.

Durante la presente Administración, el Gobierno ha sido claro al rechazar el establecimiento de campos de refugiados, al responder a una propuesta en tal sentido, proveniente del Departamento de Estado de los Estados Unidos, mientras que el Ministerio de Relaciones Exteriores ha reiterado que la solución a este problema está en manos de Haití, y que la ayuda humanitaria debe ser gestionada por las autoridades haitianas.

Según la ACNUR, entre las personas haitianas que deben ser consideradas elegibles para recibir protección como refugiadas, de acuerdo a la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, pueden encontrarse activistas políticos, periodistas, jueces, abogados y otras personas que luchan contra la corrupción y la delincuencia.

Además, las personas afectadas por circunstancias que perturben gravemente el orden público en el país y por la violencia generalizada en áreas impactadas por actividades de pandillas,

Es decir, serían los 11 millones que se estima hay en Haití, o dicho al estilo de Ramón Alburquerque, un “entren to, coño”, que sumados a los 10 millones de dominicanos y alrededor de tres millones de haitianos que ya están aquí, terminaría por completarse la fusión que algunos anhelan y desaparecería como tal la República Dominicana.

Alivia saber que ya el presidente Luis Abinader volvió a responder a esa presión, al sostener que en República Dominicana no se aceptarán refugiados y que las deportaciones continuarán. 

Sólo falta saber si el Gobierno mantendrá su firmeza o si finalmente se dejará vencer por cansancio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí