MIL ORQUÍDEAS PARA EL BOSQUE SECO 

0
196

POR CÉSAR DALMASÍ 

Hace algunas semanas respondiendo a una gentil invitación asistí junto a un grupo de periodistas de distintos medios de comunicación, a una actividad en el Jardín Botánico Nacional doctor Rafael María Moscoso, llamado así en homenaje póstumo al primer botánico dominicano en escribir un Catálogo de la Flora de la Isla La Española; la actividad en la que participé me dio particularmente a mí la oportunidad de conocer en dos dimensiones y más de cerca a nuestro Jardín Botánico Nacional.

Primero pude observar su extraordinaria cualidad como parque ecológico, un espacio que te da la oportunidad maravillosa de hacer un aparte y encontrarte contigo mismo, saliendo de la bulliciosa confusión del diario vivir en esta primera ciudad del nuevo mundo, allí te pones en contacto directo con tu misma esencia, es decir, con la naturaleza, en una expresión única entre una gran variedad de árboles, arbustos, hierbas, rosas  y flores que te embriagan con su policromía y con su perfume llevándote a un éxtasis especial a ese espacio en donde habitan los ángeles al pie del mismo Dios, agigantando su  esplendor con el sonido del agua en movimiento del riachuelo que atraviesa nuestro apreciado Jardín Nacional.

Definitivamente que este es un ambiente en donde el Cosmos se hace concretamente infinito pero al mismo tiempo real y palpable cuando se escucha el trinar de las aves o el graznido del pato y de la Yaguasa que allí habitan que en ocasiones parecieran aplaudir cuando alzan vuelo y con el movimiento de sus alas provocan gran ovación en ferviente aplauso por tan maravilloso como paradisíaco lugar, al cual invito a los capitaleños a que lo visiten y se abstraigan un poco del diario vivir capitalino, que de seguro  tú alma te lo agradecerá.

Lo segundo es que en el Jardín Botánico Nacional se realiza un trabajo único en cuanto a la investigación científica, ya que viven en constante análisis y estudios sobre la flora de la isla  Hispaniola compuesta por más de seis mil especies y tienen además un banco de semillas como manera de salvaguardar el conjunto de nuestras plantas tanto nativas como endémicas; los hallazgos y descubrimiento que resultan de sus investigaciones son publicados anualmente en el territorio  nacional y a nivel internacional en su edición científica, cabe destacar que al Jardín Botánico Nacional vienen científicos de la Botánica de Europa Asia, Estados Unidos y otros países y continentes, los que junto a nuestros científicos dominicanos trabajan arduamente en los procesos de investigación.

Nuestro Jardín Botánico hace cerca de tres años que está concentrado en la preservación, cuido y propagación de varias especies de orquídeas, en un proyecto que han denominado Mil Orquídeas para el Bosque Seco, cuyo proyecto se enfoca en aquellas orquídeas que están en amenazas o en peligro de extinción, como la llamada Flor de Mayo, la Cacatica, la orquídea denominada Angelito Blanco que se encuentra gravemente amenazada entre otras especies; el proyecto va en la actualidad en su tercera etapa y han logrado ir introduciendo esas especies en su hábitat natural.

En realidad es muy loable el trabajo que desarrolla el Jardín Botánico Nacional a favor de nuestra flora, recientemente han adquirido un moderno tren eléctrico para evitar la emisión de CO2 y estar a tono con el medioambiente y el mismo es usado diariamente para el recorrido de las instalaciones en el movimiento de los visitantes que vienen desde distintos puntos del país y del gran Santo Domingo.

Con cerca de cincuenta años de su fundación dedicado a la investigación, nuestro jardín nacional es un verdadero pulmón con el cual se oxigena no sólo su entorno físico sino también el espíritu de quienes lo visitan y hacen sus caminatas diarias en tan edénico entorno, el cual todos debemos de apoyar y luchar para que el mismo continúe creciendo y desarrollándose tal y como lo viene haciendo, con el titánico trabajo que realiza el Señor Pedro Suárez Director General junto a su staff de profesionales; que por cierto su departamento de comunicación, Prensa y Relaciones Públicas se maneja de una manera muy profesional.

Te invito pues, a disfrutar de todas las maravillas que ofrece nuestro Jardín Botánico y así vivirás una experiencia inolvidable, como la que se disfruta cuando tú te traslada a la lejana población de Bánica para observar de cerca y directamente la llamada Flor de Bánica única de ese entorno o la Flor de Bayahíbe allá al Este de nuestra geografía entre otras especies que tenemos el privilegio de tener en este amado terruño llamado República Dominicana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí