LA FRONTERA Y NUESTROS MILITARES

0
91

POR 

CÉSAR DALMASÍ

 Voy a ser claro y directo, los haitianos y los dominicanos somos muy diferentes, en lo cultural, religioso, étnico, en lo histórico y en muchos aspectos más, ambos pueblos son total y absolutamente distintos y en virtud de esas diferencias jamás será posible un proceso de hibridación o sincretismo, por lo tanto cada cual en su espacio, pero que se entienda bien claro que no estoy hablando de diferencias en el aspecto  humano, porque en ese sentido todos tenemos la misma dignidad y eso no admite discusión.

 De todo lo anterior se desprenden las actitudes y comportamientos de estos dos pueblos que estamos llamados a saber convivir con nuestras diferencias, siendo respetuoso uno y otro y reconociendo sobretodo que los aspectos limítrofes territorialmente hablando nunca deben violarse, como lamentablemente ocurrió recientemente en el paso denominado la Vigía en la zona de Dajabón, cuando policías haitianos armados, violentando todos los principios penetraron ilegalmente a nuestro territorio en una franca agresión a nuestro espacio y soberanía.

Es necesario recordar que el pueblo dominicano es respetuoso de todas las normas establecidas y así seguiremos siendo, también es necesario recordar que somos estoicos, tolerantes y solidarios no sólo con los hermanos haitianos sino con todo el mundo y  relativo a los haitianos les hemos permitido al extremo todos los excesos, imprudencias y violaciones, pero como dicen por ahí, “lo demasiado hasta Dios lo ve” un día se agota la paciencia y van a querer venir determinados organismos internacionales a justificar lo injustificable.

Ante todo esto,  aprovecho para felicitar al gobierno dominicano que ha manejado con gran prudencia todas esas provocaciones que a mi entender no son casuales, pero también felicito la conducta de nuestros guardias en el marco general y especialmente la de aquellos militares que están apostados en nuestra frontera, nuestros militares han actuado con sabiduría e inteligencia y esa actitud ha permitido que no haya una verdadera desgracia, por lo que reconocemos que nuestras fuerzas castrenses han mantenido una admirable ecuanimidad, de manera que todo el pueblo dominicano le apoya y exhorta a continuar salvaguardando nuestros intereses como hasta ahora lo han hecho.

Reiteramos que la situación actual y el histórico problema entre los dos países está siendo muy bien manejado por el primer mandatario de nuestra nación el licenciado Luís Rodolfo Abinader Corona y  en la parte  militar ha sido fielmente interpretado por nuestro Ministro de Defensa Carlos A. Luciano Díaz Morfa interpretación esta que paso a paso es ejecutada por el Comandante General del Ejército de República Dominicana ERD, Carlos Antonio Fernández Onofre quien a instruido a sus tropas arengando a que se mantenga asidos a la constitución, a las leyes nacionales, a los acuerdos internacionales respetando todos los principios y postulados de los derechos humanos, lo que han hecho.

Pero al mismo tiempo nuestros guardias han recibido la instrucción de defender con gallardía y coraje el suelo patrio que nos legaron nuestros emancipadores encabezados por el Patricio Juan Pablo Duarte y Díez, cosa que nuestras fuerzas castrenses lo están haciendo con el más convincente sentimiento y fervor patrio, por eso como dominicano rindo un gran tributo y reconocimiento a todos nuestros guardias que día y noche se entregan a la protección y defensa de la dominicanidad; que por cierto es digno decir que el estipendio de los militares en estos momentos es el más alto y mejor de toda su historia, debido a que su comandante y jefe supremo ha cumplido lo que había prometido cuando aún no era presidente de la República.

Por otro lado saludamos la postura del gobierno vía la cancillería con la nota diplomática enviada al gobierno haitiano, en la que protesta enérgicamente por la conducta inadecuada e inaceptable de la fuerza policial de Haití, por lo que se espera que los organismos internacionales competentes tomen carta en el asunto, al tiempo de recordarles que hay una decisión firme de todos y cada uno de los dominicanos como pueblo a defender hasta el último hálito de vida aquel postulado de Juan Pablo Duarte cuando dijo “Trabajemos por y para la patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos“

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí