¿POR QUÉ ESE GRITO DE AUXILIO?

0
65

POR

CÉSAR DALMASÍ

En toda la historia de mi vida nunca he sido capaz, ni lo seré jamás de apoyar ningún acto o acción que transgreda la moral, las leyes y las normas que rigen la vida y la convivencia social y pacífica; más bien como persona y en mi ejercicio como profesional del periodismo con más de cuarenta años ininterrumpidos, siempre he sido un abanderado del cumplimiento de esas normas y he luchado por todos los medios a mi alcance para que se cumpla a cabalidad todo lo dicho anteriormente.

Por ejemplo, si  alguien le quita la vida a otro bajo las condiciones que sea, la persona que comete un hecho de esa magnitud, debe recibir las sanciones que estén estipuladas en nuestro ordenamiento jurídico, pero nunca nada fuera de lo establecido en el mandato de la ley, ya que si eso ocurriera entonces no se llamaría justicia, el que cometa un hecho y delinque bajo la naturaleza que sea, tiene derecho a un juicio imparcial, a demostrar su inocencia o no en un tribunal, porque la dignidad de las personas nunca se pierde, incluso esa dignidad se conserva hasta después de la muerte.

Por eso llamo poderosamente la atención a la población dominicana a que se mantenga vigilante y observe el discurrir de las acciones  legales en las que está en envuelta la  señora Francelys María Furcal Rodríguez a quien se le acusa de haber quitado la vida a un ciudadano miembro de la comunidad China en nuestro país, en la Ferretería Z&C y hoy con otro nombre, Importadora Hoabainian SRL en donde la citada señora era empleada, siendo su empleador o jefe inmediato el hoy occiso señor Chen Zongxin.

La señora Furcal Rodríguez fue apresada en España tras estar prófuga y ha admitido en un tribunal de allí  el hecho que se le imputa, pero por igual ha manifestado ante el tribunal que preside el Juez Alfonso Guevara; lo siguiente: “Por lo que he cometido no merezco LA MALA MUERTE” y también dijo “Yo sé que hice algo malo, pero no me quiero morir” de manera que es oportuno recordar por igual la expresión del señor Juan Fulcar padre de Francelys cuando se enteró del apresamiento de su hija en España, dijo: “Doy  gracias a Dios porque ella está viva” expresión que fue publicada en la prensa.

La Joven señora dijo también en  el tribunal español; “Tengo tres niños pequeños que dependen de mí, EN EL TRABAJO RECIBÍA MUCHO MALTRATO; me dirán: ¿Por qué no dejaste el trabajo? Pero si tengo tres niños, tengo que mantenerlos porque soy madre soltera. Dios mío, yo no consumo drogas, no soy delincuente, yo sólo quería trabajar”. Aquí quiero hacer notar la tragedia que vive una madre soltera, porque Fencelys afirma que no dejaba su trabajo, a pesar de los maltratos que ella argumenta, porque es MADRE SOLTERA.

 Ella ha expresado su temor en un aterrador, triste, doloroso y preocupante grito, que si es extraditada desde España a su país, su vida corre riesgo, pero ¿Por qué ella argumentó eso en dicho tribunal español? ¿Por qué su miedo? Y ¿por qué su padre cuando se entra del apresamiento de su hija da gracias a Dios al enterarse de que ella estaba viva? ¿quién o quiénes podrían atentar contra su vida, una vez regrese extraditada de España a su país? Definitivamente que las expresiones de Francelys y de su padre Juan Furcal deben ser tomadas en cuenta tanto por las autoridades dominicanas como por la sociedad en sentido general.

Recordar que la República Dominicana es un país garantista de los derechos de los ciudadanos, que existe un Estado de derechos, con una constitución que no admite interpretación porque es taxativa en ese sentido y con leyes y normas claramente establecidas y definidas; de forma que todo aquel que cometa un ilícito ahí están las herramientas de ley para actuar; Pero aún más, en el presente gobierno que Preside el licenciado Luís Abinader, no es verdad que nadie ni ningún poder nacional o extranjero  va a osar actuar fuera de lo establecido por nuestra constitución y las leyes, así que Francelys, su padre Juan Furcal y sus demás familiares no deben de preocuparse.

Porque como ya hemos dicho, el Estado Dominicano y sus leyes le garantizan todos sus derechos, claro, incluyendo el derecho inalienable que es el derecho a la vida; primero por lo de nuestras leyes y segundo, reiteramos porque tenemos un gobierno, serio, respetuoso y que todo lo maneja apegado a las leyes, a las normas establecidas, por lo que a ningún ciudadano se le violentaran sus derechos. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí