Infidelidad política

0
69

Por Pablo Vicente 

En la arena política de la República Dominicana, la lealtad partidista es un activo preciado que los partidos políticos están en la obligación de preservar. Sin embargo, en los últimos tiempos, se ha observado un fenómeno preocupante que socava la confianza de los partidos políticos.

La infidelidad política, para decirlo de una forma diplomática es un comportamiento que implica traición o deslealtad hacia una organización política, esta situación sin lugar a duda está generando inquietudes sobre la estabilidad democrática y el sistema de partido.

La forma de expresar la salida de un partido político últimamente ha estado evolucionando, dando, hasta cierto punto un toque de jocosidad en la forma de cómo expresar la salida, hemos visto desde carta de más de tres páginas explicando el porqué de la salida de un partido, algunos incluso le dan un toque bíblico a su comunicación destacando algún artículo de la biblia que entiende dicho partido ha violentado lo que motiva las razones de la salida, pero otro son de poco hablar y expresa su salida en una comunicación con un simplemente “me fui”

Ahora bien, independientemente de la forma de expresar la salida de un miembro de un partido político lo cierto es, que este es un tema en la que en su momento tienen que ser abordado por la clase política de nuestro país y plantearse alternativas que busquen una mayor lealtad partidaria.

La infidelidad política no sólo erosiona la confianza de los ciudadanos en sus representantes políticos, sino que también pone en cuestionamiento y debilita la capacidad de los partidos para sus procesos de gobernanza interna.

Indiscutiblemente que la infidelidad política representa un obstáculo significativo para el desarrollo democrático del sistema de partidos en la República Dominicana. Solo mediante el fortalecimiento de las instituciones democráticas y el compromiso de los ciudadanos con los valores de la honestidad y la lealtad podrá superarse este desafío y construir un futuro político más sólido y prometedor para todos los dominicanos.

Ojalá que los partidos políticos pongan en su agenda este tema, esto no solamente puede contribuir con su fortalecimiento sino además, que es necesario por el bien de la democracia y el sistema de partidos.

El autor es abogado, magíster en derecho electoral, presidente de FUJUDEL  fujudel@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí