Celeste Paredes, maestra que sembro amor

0
81

Por :  Mario Antonio Lara Valdez .

Describir a Celeste Paredes Almánzar es describir esa mujer dominicana que asume varios roles con determinación y ética.  

Desde ese municipio de Pimentel hasta llegar a la capital con sólo dos compromiso salir adelante para poder garantizar caminos a sus hermanos y transmitir en las aulas conocimientos pero sobretodo dejar huellas en cada alumno y persona que logro encontrar palabras sabias en sus consejos.  

El magisterio es una vocación porque debe ser asumida por personas buenas ya que le toca ademas de educar  ser madre , abuela , psicóloga , consejera así como también tratar de llenar esas carencias que solo ciertas personas especiales pueden llenar con amor , paciencia y argumentos en el aula o la sala de tarea . 

En esa calle Altagracia Henríquez del sector de los maestros del mirador sur ,tuve la dicha de conocerla personalmente así como también a su amorosa madre Maria Almánzar ambas a mi madre y mi persona solo sembraron amor dando un trato de una hija así como también de un nieto .

Dios escribe de una forma diferente la vida de cada persona logrando integrar de forma sutil o mágica a seres de luz que su objetivo principal es transformar la vida de los demás dejando plasmado en nuestras memorias y sentimientos. 

Decir gracias a Dios  por verte  llegar a 98 años y entender  este desprendimiento fisico  aunque sabemos que fuiste bien  recibida en la puerta del cielo porque sembraste en tierra fértil en este plano  terrenal.  

Celeste Paredes Almánzar fue madre , abuela , amiga , maestra y especialmente hermana entregada logrando recibir en vida amor infinito de Olga y Gladys Paredes Almánzar así como de sus hijos Dominga (Morena ) José Domingo y Martin Arias Paredes como también sobrinos y nietos que lloran tu partida pero nunca olvidarán consejos , acciones o suaves palabras que acarician nuestras memorias. 

Recordar como asumiste a esa nieta Ivonne es observar como surgió ese instinto de madre y abuela que sigilosamente fue colocando bendiciones en su vida asi como fuiste dejando huellas permanente en cada nieto que fue llegando y como es la vida Ian pasaba a saludarte y cuídarte . 

Llorar o no logra entender que nuestras vidas no son eterna ya que estamos de paso en esta tierra tan  difícil de entender pero Celeste Paredes trabajó en  cultivar su alma para manejarse con sabiduría dejándole consuelo y buenos recuerdos a quienes lograron conocerle en las aulas así como también en su entorno social o familiar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí