Así No Hay Crecimiento Económico Ni Desarrollo

0
65

POR CÉSAR DALMASÍ 

La era que está viviendo actualmente la humanidad, caracterizada por extraordinarios avances en el conocimiento en sentido general, con un desarrollo humano que va a gran velocidad en las ciencias, las tecnologías, las artes, la cultura y el nivel del desarrollo industrial está en su máximo apogeo y esplendor, en donde el desarrollo de la comunicación, la nano tecnología y la llamada inteligencia artificial son las primeras líneasy las bases del desarrollo sostenible que muestra la humanidad; entonces siendo así, no es posible que la República Dominicana se esté dando el “lujo” de ver ralentizado su desarrollo, crecimiento y avance porque a estas alturas todavía el servicio eléctrico sea uno de sus principales problemas, cosa que debió ser resuelta hace tiempo por gobiernos pasados.

Es totalmente inaceptable que el sector industrial, el empresariado, las medianas y pequeñas empresas, así como el sector comercial y la población en el marco general tengan que soportar largos, tediosos y abusivos apagones por doce y hasta veinticuatro horas corridas, paralizando por un lado todo el sistema de producción de riqueza, dañando la calidad de vida de los ciudadanos que tributan y que además pagan un servicio eléctrico elevadísimo; de seguro que hoy con todo  el trabajo que se ha hecho desde el gobierno central que encabeza Luís Abinader los avances fueran más notables si los pasados gobiernos hubieran resuelto ese flagelo.

Somos de opinión que basta ya de irrespetar a las personas que somos quienes luchamos día tras día para la conquista de un mejor país para todos, (Cuando hablo de irrespeto me refiero al pasado que pudo haber resuelto y no lo hizo), de manera que urge de forma extrema que el Estado enfrente y afronte directamente esta desgracia de los llamados apagones, lo que está poniendo a prueba el estoicismo del dominicano; sabemos y estamos muy consciente de que es un problema que venimos arrastrando desde hace sesenta años y al cual no se le ha dado una solución real y definitiva, igual sabemos y lo reiteramos que los gobiernos pasados debieron resolver esa situación y no lo hicieron, pero estamos seguros que el actual gobierno que preside Luís Abinader tiene el deseo, la intención, la capacidad y especialmente la voluntad política para resolver este mal que nos afecta a todos.

Porque de una cosa hay que estar claro y es que por cada espacio sin energía eléctrica nuestro Producto Interno Bruto PIB se afecta drástica y negativamente, lo que a su vez hace descender nuestro desarrollo y crecimiento económico que por vía de consecuencia nos arrastra al atraso; entendemos que todos los problemas no se pueden solucionar al mismo tiempo y estamos consciente de que el actual gobierno heredó grandes males y dificultades, pero confiamos en que más temprano que tarde ya los fastidiosos apagones pasarán a la historia y podremos definitivamente avanzar y lograr el nivel de desarrollo de este tercer milenio en que nos ha tocado vivir.

Debo decir además que la solución al problema eléctrico que nos afecta no está en continuar la privatización ya que el suministro eléctrico y otros servicios básicos son considerados de seguridad nacional y por tal virtud el control, distribución y manejo del mismo debe siempre ser responsabilidad del Estado, por lo que consideramos que involucrar al sector privado en el manejo de tan vital servicio fue un grave error del pasado, toda vez que el único interés de cualquier empresario es obtener ganancias de su empresa no importa la naturaleza de la misma.

Decirle también a Edenorte, Edesur y a Edeeste que al momento de justificar y dar explicaciones a la población sobre las razones de los apagones, que se manejen con más inteligencia porque su más reciente comunicado público  colocó a los consumidores del servicio eléctrico como si fueran tarados mentales, ya que las llamadas EDES justifican los apagones argumentando que estos se deben a una combinación excepcional y a la gran demanda por el intenso calor y las lluvias y que eso ha desafiado su infraestructura y capacidad de respuesta; esta explicación nos hizo recordar al ingeniero Julio Sauri, aquel administrador de la antigua Corporación Dominicana de Electricidad CDE, cuando atribuyó los apagones de su época a las chichiguas que se enredaban en los cables del tendido eléctrico público.

Lo cierto  y lamentable es que el consumidor tiene que pagar facturas con un costo exorbitante, encima de eso estas empresas de servicio eléctrico de forma unilateral te cambian sin previo aviso el medidor o el llamado contador y luego del cambio al consumidor le llega su próxima factura con un aumento de hasta un quinientos por ciento por encima de su consumo real y después te justifican con que  fue un error y el pobre consumidor pasa las mil y una para que le reconozcan su derecho y le cobren lo justo, si es que llegan a reconocerlo.

No puedo ocultar que en Edenorte, Edesur y en Edeeste, tengo grandes y buenos amigos, lo que digo es con el deseo de que las cosas mejoren y sea beneficioso para todos, sin ningún tipo de animadversión, al contrario ya anteriormente dije que los apagones nos dañan a todos, les digo también a los usuarios del servicio que entiendan que esto es un problema que lo traemos desde muy lejos y que los gobiernos pasados no les interesó resolver, pero nos colocamos en el grupo de los que piensan que el actual gobierno lo resolverá por y para siempre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí